Skip to content

‘El camino’ de The Black Keys: la evolución del mejor rock

19/09/2013

“All your enemies smile when you fall. You take it cause you don’t know what you want” (Nova baby)

Escucha el disco completo aquí.

Estoy cansado de ver como se tacha a un grupo de comercial o vendido cuando realiza un álbum que puede gustar a más gente. Hoy en día, lo hipster manda y parece que toda la música deba ser alternativa y alejada de lo conocido como mainstream. Afortunadamente, bandas como The Black Keys están ahí para romper esta creencia cada vez más extendida y demostrar que es posible fabricar rock de calidad y fácil de escuchar. Bueno y bonito. Porque, ¿acaso es peor un grupo de música por hacer canciones que se disfrutan sin dificultad?

Con El camino, The Black Keys nos muestra justo lo contrario: once temas llenos de vitalidad y energía que atrapan desde la primera escucha, melodías que se graban en tu cabeza y logran transportarte a un mundo mejor. Si Brothers ya dejó claro que eran sobradamente capaces, su último álbum certifica que no es necesario ser un entendido en música para disfrutar de la buena música. Un milagro tal y como está el panorama de la canción. Sin duda, el grupo ha sabido cómo evolucionar y adaptarse sin perder el sonido y el tipo de música que les caracteriza desde sus inicios. Puede que por el camino hayan perdido parte de la ‘suciedad’ que inundaba sus primeros trabajos, sí, pero suenan infinitamente mejor. Y eso lo justifica todo.

El dúo de Ohio lleva ya diez años en activo desde que en 2002 publicase su primer trabajo

El dúo de Ohio lleva ya diez años en activo desde que en 2002 publicase su primer trabajo

Aunque parecen unos recién llegados a este mundillo, lo cierto es que el grupo formado por Dan Auerbach y Patrick Carney cuenta ya con siete discos a sus espaldas. No obstante, no fue hasta la salida a la venta de Brothers en 2010 cuando empezaron a generar “ruido mediático”, convirtiéndose en un éxito rotundo de crítica y ventas. Pero ello no les hizo echar el freno, ya que empezaron a producir su siguiente álbum apenas cuarenta días después de la salida de éste. Esta rapidez en la producción —uno de los sellos de identidad de la banda— se traslada en un disco de menor duración (38 minutos para El camino frente a los más de 55 en Brothers) con once canciones frenéticas que no dejan respiro al que las escucha. No hay espacio para la tranquilidad, los sonidos complicados o los temas de relleno. The Black Keys ha conseguido sacar del horno un álbum redondo en todos los sentidos.

Sin embargo, ésto no quiere decir que con El camino no hayan arriesgado. The Black Keys siempre se ha diferenciado por un sonido blues rock mezclado con riffs de guitarra sucios y todo ello enmarcado con técnicas de producción alternativas y de baja calidad. Por esto mismo, su último disco supone una clara innovación al apostar por una vertiente más pop dentro de su ya habitual blues rock. Además, también son visibles las raíces más funk y setenteras en muchas de las canciones. Pero los cambios no desentonan en absoluto el producto debido a que el grupo ha logrado el equilibrio perfecto. El ritmo rápido junto al guitarreo fácil hacen de El camino el trabajo más directo y fácil de digerir del dúo.

Dan inicia en el videoclip los compases de la perfecta Little black submarines

Dan inicia en el videoclip los compases de la perfecta Little black submarines

El disco se abre con la pegadiza y bailable Lonely boy, toda una declaración de intenciones de lo que vas a encontrar en El camino: canciones directas que disfrutarás de principio a fin. Le sigue Dead and gone, un delicioso tema con aroma glam y coros directamente extraídos de los 70 y el ritmo imparable de Gold on the ceiling, todo un single en potencia. Es aquí donde entra lo mejor del álbum, la estrella que más brilla en El caminoLittle black submarines. Empieza lenta y delicada, envuelta en el más puro sonido acústico, hasta desembocar en una odisea eléctrica de guitarras y batería. Simplemente fantástica y con claras reminiscencias a lo mejor de Led Zeppelin.

Pero su grandeza no ensombrece el resto del conjunto. El nervio de Money maker unido a la influencia pop aportada por Run right back y Sister resulta infalible. Así como dotar de un mayor protagonismo a la batería y al órgano en Hell of a season. Aunque todas parecen complicadas al lado de Stop stop y sus pegadizos coros que costará sacarte de la cabeza. Cierran El camino dos canciones poderosas: Nova baby, de ritmo pop contagioso, y Mind eraser, un perfecto broche final para esta joya de 38 minutos y medio. Si los once temas apuestan por ir al grano y dejar de la lado las complicaciones, sus letras no iban a ser menos. Nada de profundidad ni estrofas enrevesadas, aquí prima levantar el ánimo del oyente y hacerle bailar. Optimismo en estado puro.

El pasado miércoles 28 de noviembre hiceron su primera visita a España, en Madrid

El pasado miércoles 28 de noviembre realizaron su primera visita a España, en Madrid

Es extremadamente difícil hacer un disco que guste a tus seguidores más acérrimos, atraiga a nuevos y además suponga una evolución musical respecto a tus anteriores trabajos. The Black Keys lo ha conseguido con El camino y sin haber realizado, aparentemente, ningún esfuerzo. Todas sus canciones logran transmitir esa energía especial que solo los mejores grupos pueden permitirse. ¿Y qué si para ello emplean ritmos y coros pegadizos? Han dado, sin duda, con la tecla definitiva, llevando a cabo los cambios necesarios para realizar canciones para el recuerdo. Esperemos que en el futuro sus trabajos se acerquen aunque solo sea vagamente a lo que ofrece este álbum. Pero su discografía demuestra que aún son capaces de superarse. El dúo de Ohio va por el buen camino.

VALORACIÓN

Lo peor: 

  • Que no te gusten los ritmos fáciles y prefieras lo experimental o alternativo. Y aún así, disfrutarás de El camino.
  • Que seas un purista cuadriculado y no sepas contemplar la grandeza que encierra este disco.
  • Puede que haya perdido parte de su esencia de música sucia de garaje.

Lo mejor:

  • Canciones como Little black submarines, Dead and gone o Nova baby.
  • Las canciones enganchan y poseen una fuerza especial. Emanan optimismo y “buen rollo”.
  • Que no haya ni un solo tema de relleno. Las once canciones poseen entidad propia como para ser escuchadas y recordadas.
  • La evolución musical que les lleva a coger elementos pop y glam propios de los años 70 para realizar canciones muy bailables.
  • Temas fáciles y directos que entran por el oído desde el primer segundo. El disco parece estar hecho sin complicación, por lo que hace que no cueste absolutamente nada escucharlo.
  • Que a pesar de la ruptura que en parte supone con sus anteriores trabajos, conserve a la perfección el blues rock que les caracteriza.
  • Demuestra que la calidad del buen rock y las canciones fáciles de escuchar no están en absoluto reñidos.

NOTA: 9,5/10

VIDEOCLIPS

GALERÍA

INFORMACIÓN RELACIONADA

Ficha técnica de El camino (theblackkeys.com)

Así será el concierto de The Black Keys en Madrid (rollingstone.es)

The Black Keys preparan nuevo álbum tras El camino (tanakamusic.com)

El improbable caso de los Black Keys (elmundo.es)

La banda The Black Keys: “Esta vida no es buena para la salud” (20minutos.es)

The Black Keys siguen haciendo “historia”, con un corto para Gold On The Ceiling y un disco tributo… ¡a su edad! (hipersonica.com)

El largo camino de The Black Keys (lacomunidad.cadenaser.com)

The Black Keys quitan El camino de Spotify… pero se olvidan de Grooveshark (cultture.com)

|Sergio Abellán

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: