Skip to content

‘Lo imposible’: todo un despliegue visual y musical que ataca a tus sentimientos

04/09/2013

“Tú y yo no vamos a morir” (María a su hijo Lucas)

Ve el tráiler aquí.

Cuando Juan Antonio Bayona, director de la correcta El orfanato, hizo público que estaba rodando una película producida por Telecinco sobre el tsunami que asoló Tailandia en 2004, muchos nos echamos a temblar. No es fácil llevar a buen puerto una historia que conjugue desastre natural y drama familiar, si bien las dotes tras la cámara de Bayona y, sobre todo, el enorme presupuesto de más de 30 millones de euros, lo logran aunque solo sea en parte. A pesar de contar con una excelente realización técnica y una emotiva banda sonora, el film abusa del drama más sensiblero y no consigue ahondar en la vida de los personajes más allá de su relación como familia. Algo que pone de manifiesto que la historia daba para más, mucho más.

La película está basada en la historia real de una familia española que viaja a Tailandia durante sus vacaciones de Navidad. No obstante, la cinta parece sacada directamente de la industria norteamericana. Bien sea por su elevado presupuesto e impresionante factura, sus actores de fama internacional o el hecho de que el matrimonio protagonista resida en Japón, la película carece de los rasgos típicos del cine español —lo que siempre es de agradecer— y pone de manifiesto que aquí también podemos llevar a cabo grandes producciones. Esta serie de virtudes la han convertido en la cinta más taquillera de la historia en España, éxito que seguramente repetirá cuando se estrene en el mercado mundial.

Los residentes del hotel lanzan objetos luminosos al cielo la noche anterior al tsunami

Los residentes del hotel lanzan objetos luminosos al cielo la noche anterior al tsunami

Lo imposible comienza con una serie de escenas previas al desastre que relatan la llegada de la familia a Tailandia y al hotel donde se alojarán. Estos minutos, en lugar de servir para que el espectador conozca el carácter de los personajes y logre empatizar con ellos, tan solo muestran a un matrimonio perfecto que se va de vacaciones con sus tres hijos y que no posee nada más interesante que contar. Pero todo cambia con la llegada del tsunami, que arrasa con absolutamente todo mientras la familia se halla en la piscina. Es muy probable que éste sea el mejor tramo del film, donde Bayona pone toda la carne en el asador y muestra que no es necesario abusar de los efectos especiales para reflejar una catástrofe impresionante con unos resultados devastadores.

Espectacular vista aérea de la llegada del tsunami a la costa del sudeste asiático

Espectacular vista aérea de la llegada del tsunami a la costa del sudeste asiático

Tras estos momentos de caos absoluto, la familia se divide en dos: María y su hijo mayor Lucas tratan de abrirse paso entre los restos de vida que ha dejado el tsunami, mientras que se deja aparcada la historia de Henry y los dos hijos menores. En estas escenas, Naomi Watts realiza una actuación impecable apoyada por un Tom Holland muy convincente. Ambos consiguen transmitir el dolor y la desesperación a la que tienen que hacer frente hasta su llegada al hospital más cercano. Mención aparte merece la escena en la que rescatan a otro niño, Daniel, donde Watts y Holland muestran su lado más tierno.

Se inicia así la segunda parte de la película, en la que un Ewan McGregor correcto, y brillante en contadas ocasiones, interpreta a un padre desolado que debe hacer frente a la dura (e incomprensible) decisión de abandonar a dos de sus hijos para tratar de encontrar al mayor de éstos y a su esposa. A partir de este punto, comienza a hacerse visible el abuso de la banda sonora firmada por Fernando Velázquez, que si bien es simplemente preciosa, en la película se utiliza para subrayar momentos dramáticos que tal vez resultarían más efectivos sin ella. Ésto, unido a algunas escenas un tanto ‘crueles’ —como ese encuentro no producido entre María y Henry por culpa de una cortina— remarcan la sensación de drama forzado que no da tregua al espectador.

Henry trata de explicar a sus hijos que debe abandonarles para así reunir a la familia

Henry trata de explicar a sus hijos que debe abandonarles para así reunir a la familia

Y por fin, tras numerosas escenas duras y excesivamente lacrimógenas, se produce el esperado reencuentro. Es posible que el hecho de basarse en una historia real, lo que hace que conozcamos el final de antemano, resta emoción a la trama y hace perder el sentido al sufrimiento acumulado durante toda la película. Sin embargo, éste era el propósito de Bayona y lo consigue claramente. El público empatiza con la historia, que no con los personajes, y sufre tanto o más que ellos debido a unos acordes de violín que se clavan directamente en el alma.

La película funciona, por tanto, como simple drama. Pero si entramos a analizar su componente realista —que además tanto se ha explotado en sus campañas publicitarias— éste palidece debido a varios motivos. En primer lugar, lo que sí resulta imposible es la serie de casualidades que se producen en el film y que hacen pensar al espectador si es tan fácil reunir a una familia tras una catástrofe de semejantes dimensiones. Por otra parte, volvemos al mismo debate de siempre: un desastre natural deja miles de muertos en las costas asiáticas, se lleva a la gran pantalla y es protagonizado por una familia occidental en una película en la que prácticamente nos olvidamos de la población tailandesa, la que realmente padeció las consecuencias del tsunami. Otro ejemplo más del “racismo cinematográfico” al que ya estamos acostumbrados.

La familia se funde en un abrazo tras reencontrarse en medio del caos más absoluto

La familia se funde en un abrazo tras reencontrarse en medio del caos más absoluto

Puede que Lo imposible sea una de las películas con las que más te emocionarás a lo largo de tu vida, sí, pero se trata de una emoción plana y forzada. Lo pasarás realmente mal con cada una de sus escenas, te impresionará su factura técnica, le cogerás cariño a los pequeños de la familia. Pero saldrás del cine y te quedarás pensando si la cinta que acabas de ver trata sobre una historia real o si simplemente han jugado contigo y con tus sentimientos. Aunque, viéndolo por otro lado, esto es pura ficción y aquí está todo permitido.

VALORACIÓN

Lo peor:

  • Utilizar una gran banda sonora para forzar emociones innecesarias en el espectador.
  • Personajes planos, vacíos, sin interés. Tan solo poseen entidad como miembros de la familia, no por ellos mismos.
  • Olvido total y absoluto de la población nativa que verdaderamente sufrió el tsunami. Otro drama ‘made in Occidente’.
  • Situaciones demasiado irreales y forzadas para tratarse de un film basado en hechos reales.
  • Un final completamente esperado y carente de emoción al basarse en una historia real.
  • Exceso de ‘crueldad’ en algunas escenas. Por encima de todo, se busca que el espectador sufra viendo la película.

Lo mejor:

  • Impresionante a nivel técnico, tanto en la escena del tsunami como en los restos de éste.
  • Consigue empatizar con el espectador y hacer que éste sufra como si estuviera viviendo la historia.
  • Todos los actores cumplen dentro de sus papeles, aunque destaca enormemente Naomi Watts.
  • Correcta ‘gestión’ a nivel de escenas del caos que supone una catástrofe de esta envergadura.
  • Bayona logra conjugar dos géneros en un producto destinado a triunfar en la gran pantalla.
  • Excelente banda sonora que podría haber sido mejor utilizada de una manera menos explícita y abusiva.

NOTA: 6.5/10

GALERÍA

INFORMACIÓN RELACIONADA

Ficha técnica de Lo imposible (imdb.com)

Así se hizo Lo imposible (diariovasco.com)

Lo imposible logra su quinto número uno y casi 36 millones de euros (eleconomista.es)

Lo imposible supera los 5 millones de espectadores en España en menos de 5 semanas (20minutos.es)

Fernando Velázquez, autor de la BSO de Lo imposible, Premio Ojo Crítico de Música Clásica (rtve.es)

Lo imposible demuestra cómo está cambiando la forma de hacer cine español (lainformacion.com)

Ciudad de la Luz presume de Lo imposible (elmundo.es)

Lo imposible: el ejemplo de megalanzamiento (eleconomista.es)

|Sergio Abellán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: